17 febrero 2010 | Un comentario

Filosofía urbana: amor a la italiana

La filosofía urbana que se plasma en una pintada a veces da mucho que pensar… o sentir. En mi viaje a Italia, allá por septiembre de 2008, me sorprendió cuán diferentes son las que me encontraba  por las ciudades por donde pasé. Diferentes con respecto al producto nacional (al menos las que llevo vistas a lo largo de mi vida).

Un denominador común que se repetía mucho en las pintadas italianas que ví fue… el amor.

La foto corresponde a una vista desde la avenida Lungotevere Aventino, cerca del Ponte Palatino que cruza el Tíber (Roma).

Ti amo da qui… alla fine del mondo… di nuovo qui… all’infinito

Te amo de aquí al fin del mundo… otra vez de aquí al infinito

No pude resistirme a fotografiarla. Es la declaración de amor más grande que he visto. No dejaría que la borraran nunca. Más de cincuenta metros de infinito amor. Amor con buena letra. Amor eterno de cara a la Ciudad Eterna. Una perfecta simetría a ambos lados del Tiber: ROMA – AMOR. El Imperio Romano y el imperio del amor. Que permanezca… lo merece.

Amor a la romana

Supongo que fue él el que se declaró a ella de esa manera (perdón pero no me imagino a una señorita haciendo esto). Imagino el momento del acto. De noche posiblemente. Cargado de unos buenos bidones de pintura blanca y una gran brocha. Portando la necesaria escalera. Preocupado por que no le pillasen. Pero a la vez preocupado por mantener derechita y con buena letra su declaración. Preocupado por la perfección porque su amada es su perfección y no merece menos. Manteniendo su ilusión durante cada uno de los muchos y largos minutos que debío durar la realización de su escrito. Me imagino su satisfacción tras ello. Me pregunto si pudo dormir esa noche, impaciente por decirle a su amada, al día siguiente, algo así como “Ho fatto per voi. amore mio“. Y no puedo dejar de imaginarme la mirada cristalina de ella previa al beso más dulce, tierno y cálido.

No sé si fue así. Pero debiera haber sido así. Tiene que haber sido así. De las muchas maneras que hay de imaginarse la situación sería un pecado no imaginarla así. Y si no te la imaginas así… entonces es que no conoces el amor hasta el fin del mundo… Qué digo… hasta el infinito.

Salve César… los que van a morir… de amor… te saludan. Viva Italia.

1 comentario en Filosofía urbana: amor a la italiana

Deja un comentario

  

  

  

Puedes usar estas etiquetas HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>